Consejos de salsa cubana II: La ruedetiqueta

¡Salen mejores ruedas si seguimos los consejos de la Ruedetiqueta!

Seguimos con nuestro apartado sobre consejos de salsa cubana, porque nos parece esencial que se conozcan algunos de los detalles que no nos da tiempo a comentar en las clases y creemos que es importante compartir con el mundo salsero. Esta vez hablaremos de la ‘ruedetiqueta’, o lo que es lo mismo, el protocolo o etiqueta que seguir en las ruedas, tanto para quien se une como para quien la canta.

Hemos diseñado y agrupado estos consejos después de años de experiencia tanto montando ruedas como uniéndonos a ellas, y creemos que si seguimos estas fáciles directrices, podremos disfrutar de la rueda durante muchos más años.

Ruedetiqueta: El nivel

Una noche en una conocida discoteca de Madrid nos indicaron que no se podían hacer ruedas en la pista de baile. Asombrados por este hecho, y habiendo siempre hecho ruedas en discotecas mucho más pequeñas sin tener ningún problema con la dirección del sitio, preguntamos el porqué. «Hay gente que se queja porque quiere meter a la rueda y no se le deja, no digo que lo hagáis vosotros, pero es así» – contestó el encargado. Esto fue un shock. Para nosotros, la rueda es precisamente todo lo contrario, no se trata de una exhibición en grupo de lo bien que se baila o del estilo que se tiene, sino una manera de hacer que todo el mundo baile. Si hay fluidez o atasco, errores o no, da igual. Lo principal es la unión, la compañía y el buen rollo.

Para los cantantes de rueda, la ruedetiqueta te aconseja que debes siempre medir el nivel de la rueda, y esto es especialmente importante cuando no conoces a todos los bailarines. Si notas que hay alguna pareja que va muy perdida, enfócate en hacer pasos que no impliquen transiciones difíciles o rápidos cambios. Todos lo disfrutarán más, y ya habrá tiempo de hacer una rueda más difícil más adelante.

Una excepción a esto sería, por ejemplo, cuando anuncias antes de hacer la rueda que va a ser de un determinado nivel de dificultad o de una determinada estructura, lo cual nos llevaría al siguiente punto.

Ruedetiqueta: Antes de unirte a una rueda…

  • Si la rueda acaba de formarse y no conoces a quien canta la rueda, pide permiso para unirte. Lo normal es que te digan que sí, y si no te conoce, la persona que canta la rueda estará más pendiente de ti y de los pasos que sabes o no sabes.
  • Si la rueda está ya siendo cantada, observa atentamente los pasos que están haciendo. ¿Conoces la mayoría? ¿Están haciendo una estructura que requiere un número determinado de parejas? ¿Están cambiando de tiempo o de rol? Puedes unirte si crees que podrás hacer la mayoría de pasos/la estructura. Pero ojo, no debes unirte si no conoces la mayoría de pasos, no conoces la estructura en caso de que estén haciendo una, o están haciendo una estructura que requiere un número de parejas pares: Rueda contrario, rueda llanta, rueda mixta, rueda avenida, etc.
  • Asegúrate de que tienes pareja. Una rueda es un conjunto de parejas que bailan y cambian de pareja dinámicamente, siguiendo las instrucciones improvisadas de quien canta la rueda, y por tanto las transiciones deben ser suaves y fluidas. Esto solo es posible si no hay bailarines solos, porque cualquier transición rápida o movimientos de todo el grupo (por ejemplo, tumba francesa) se convierte en un caos.
  • Si eres follower, no lleves a tu líder. Lo sabemos. Te sabes el paso. Lo han cantado. Podrías hacer el paso con los ojos cerrados. Pero eres follower. Si en ese momento el líder decide hacer un paso diferente porque ha oído mal, porque lo aprendió así, porque quiere hacer un estilo diferente o por cualquier otra razón, os podéis hacer daño. Si quieres llevar el paso, es fácil: ¡aprende líder! Es un reto y también muy divertido.
  • Si eres líder, lleva a tu follower. Hay pasos que los followers hacen de manera autónoma en la rueda, por ejemplo empezar un dile que no cuando cantan «Dame». Pero la gran mayoría requieren indicación, así que lleva a tu follower y ya sabes: suave, con tensión y con una sonrisa.

Por favor, sigue estos consejos de ruedetiqueta si quieres unirte a una rueda, ¡los cantantes te lo agradecerán!

La Ruedetiqueta nos habla de los protocolos o comportamientos deseables para todos los que se unen u organizan una rueda
«La etiqueta es comportarse ligeramente mejor que lo absolutamente esencial – Will Cuppy»

Ruedetiqueta: Los pasos

Una rueda tiene que ser fluida y divertida, por encima de lo complicados que sean los pasos. En Dame2Salsa enseñamos pasos que se cantan en cualquier parte del mundo, aunque también metamos algunos pasos que se cantan en Madrid o los favoritos de los alumnos (¡Play Pedro!). Tenemos preferencia por los pasos cortos (32 o menos tiempos), ya que los largos suelen ser una combinación de movimientos que podrían cantarse de manera separada.

No estamos en contra de los pasos con picardía (por ejemplo, príncipe bueno, enchufla espagueti, yogur…) pero no nos gustan los pasos excesivamente sexuales y/o desagradables. ¡Seguro que se te ocurre alguno! Curiosamente en este tipo de pasos siempre el objetivo es el follower y muy pocas veces puede hacer algo para evitarlo. Nosotros no los cantamos y te animamos a que no los cantes.

Si no sabes cómo es un paso que han cantado, te aconsejamos ir mirando (o MirAndu) a los demás bailarines de tu mismo rol e intentar imitarlos. Si no tienes la suficiente habilidad para hacerlo (lo cual es una cosa bastante normal cuando el paso es complicado), puedes hacer un paso que te permita salir rápidamente en cuanto veas que hay un cambio de pareja (por ejemplo, enchufla doble).

Otras consideraciones

  • ¿Qué hago si sé que la persona que canta la rueda va fuera de música? Esta es una pregunta que nos hacéis muchos, ya que es algo bastante común en las pistas. Puede ser porque la canción ha cambiado de frase musical, o bien porque quien canta la rueda se ha adelantado o atrasado con algún paso. Lo más educado es hacer alguna seña discreta a la persona que canta la rueda. Puede ser que no se dé cuenta o que se dé cuenta pero quiera arreglarlo más adelante, de todos modos lo mejor es seguir la rueda en el tiempo de la persona que canta la rueda. Querer imponer nuestro paso (aunque sea el correcto) es una bravuconería nada educada, sobre todo porque puede ser que los equivocados seamos nosotros. Hay que poner especial atención porque hay estructuras que se bailan a frase cambiada, como rueda switch, rueda confusión y rueda cruzada, y otras que se bailan en 2, como rueda contratiempo y rueda de son.
  • Antes de montar una rueda o de unirte a una rueda, asegúrate de que hay suficiente espacio. Si se empieza la rueda en posición cerrada y las parejas están muy juntas, en cuanto los bailarines pasen a posición abierta, la falta de espacio va a ser agobiante. Lo ideal es que exista una separación suficiente para que, en posición abierta, un follower no esté tocando al líder que tiene inmediatamente a la izquierda. Recuerda mientras se está bailando una rueda, la persona que canta la rueda no tiene por qué estar controlando que no se una gente cuando no hay espacio, porque estará cantando; es la responsabilidad de las parejas que se quieren unir el evaluar si deben unirse o esperar a la siguiente rueda en la que haya más espacio.
  • ¿Qué hago si descubro estoy bailando con alguien que está dificultando mucho la rueda porque no sabe bailar rueda? En este caso lo más educado, a no ser que seas quien canta la rueda, es proponer a esa persona terminar la canción bailando en pareja, y saliros de la rueda. Por supuesto, siempre de una manera amable y no brusca.

Teniendo en cuenta la ruedetiqueta os aseguramos que disfrutaremos todos mucho más de las ruedas y tendremos unas ruedas mucho más inclusivas, divertidas y adaptadas. ¿Se te ocurre algún otro consejo para añadir al artículo? ¡Déjanos un comentario o bien mándanos un email a enable javascript !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *